Empezamos curso innovando

Ya hemos terminado la primera semana con chavales en el colegio (bueno, en realidad han sido tres días…) y tengo la sensación de haber empezado como quería: innovando.

Llevo todo el verano dando vueltas a cómo hacer algunas cosas de modo diferente. El curso pasado tuvimos una formación fuerte en aprendizaje cooperativo, y tuve la suerte de formar parte del curso “especialista en aprendizaje y tecnología en educación“, ofrecido por Kristau Eskola, dentro del programa #AuKEraRTIC. Tuve también que impartir una nueva asignatura (nueva para mí, y para el colegio) que agrupaba diseño e impresión 3D, electrónica, programación y no estuve nada satisfecho con el resultado… no porque el alumnado no terminase contento, sino porque yo estaba convencido de que una asignatura como esa podía impartirse de forma distinta, exprimirse mucho más por parte de los participantes, enganchar a esos chavales y chavalas de 17-18 años…

Y aunque parezca una tontería, por otro lado, estuve todo el curso usando una pizarra digital en lugar de una pizarra tradicional para dar matemáticas. Lo que empezó como una anécdota porque la tiza no se marcaba bien en la pizarra “de toda la vida” terminó volviéndose una necesidad… ¿cómo había tenido pizarras digitales en el colegio, y no las había usado antes? ¿cómo iba a dar clase a partir de ahora sin ellas? (a ver, se puede, pero como dice Homer Simpson… “¿por qué comer hamburguesa cuando puedes comer solomillo?”).

Por eso he estado obcecado en encontrar las soluciones a ambos problemas: ¿cómo enfocar correctamente la asignatura de la que he hablado? ¿cómo dar clase al estilo “pizarra digital” en un aula que no la tiene?

La respuesta a la primera pregunta ha sido montar la asignatura como lo que he llamado “MOOC híbrido”. Tengo 32 chavales en clase (unos cuantos) y he decidido montar la asignatura como un MOOC en Moodle, con un enfoque social y cooperativo. La asignatura tiene como pilares fundamentales vídeos y foros. Las explicaciones las doy en casa, delante del ordenador, y las grabo en vídeo (y las estoy colgando en Youtube, disponibles para quien quiera verlas), y el alumnado se dedica a verlas en clase, a su ritmo (pero sabiendo que hay unos mínimos, y de qué depende su nota). Los ejercicios se plantean en foros, donde van colgando sus resultados y reflexiones, se tienen que orientar unos a otros y se coevalúan en equipos. ¿Y a qué me dedico yo? Pues en lugar de a explicarles… a atenderles (y esa es la parte “híbrida”… es un MOOC con el profesor en clase). Y de regalo, mientras no hay dudas, voy calificando lo que van colgando en los foros, y ahorrándome trabajo de corrección en casa  😉

Moodle de la asignatura

La verdad es que la clase se ha desarrollado de manera fluida, los chavales han estado metidos en la dinámica de trabajo, y al terminar me han dicho que les ha gustado la forma de trabajar… a ver si en abril aún me dicen lo mismo  😉

¿Y cómo uso una pizarra digital si no la tengo? Pues hoy he podido usar por primera vez en clase de matemáticas, en vivo, y con éxito, el proyecto en el que he estado trabajando este verano: BDKanvas. BDKanvas es un lienzo de dibujo distribuido, en el que varios usuarios pueden interactuar de forma simultánea, con distintos niveles de zoom… vamos, que puedo escribir en la tablet, en grande (no tengo un Galaxy Note, así que un lápiz capacitivo normal tiene poca precisión para escribir en pequeño o pintar detalles), mientras en el proyector normal del aula se ve a un tamaño ajustado lo que voy explicando. Esto me ha dado otra oportunidad “extra”: la explicación la doy junto a los alumnos, moviéndome entre las mesas, hablando junto a ellos, mientras la explicación se va desarrollando en el proyector.

bdkanvas tweet

Dos innovaciones apoyadas en la tecnología: una implica disponer de un equipo por alumno, y da una vuelta a la metodología tradicional de “os explico, y luego ya practicaréis”; la otra ayuda a que el docente se sienta cómodo dando clase, lo que en mi opinión te permite dar mejores explicaciones, aprovechando los apoyos que brinde la tecnología que se use en cada caso.

¿Y si no puedo usar nada de esto? ¿Lo que hacía hasta ahora estaba mal? Pues no, evidentemente… los modelos educativos usados hasta ahora han sido capaces de educar a la gran mayoría de la población, así que algo harían bien… pero los docentes somos los primeros que tenemos que aprender, y que algo esté bien, no implica que no vaya a haber cosas mejores en determinadas situaciones. ¿Lo importante? No tener miedo, experimentar, darte batacazos (y ser justo con el alumnado cuando lo haces) y querer aprender para poder exprimir al máximo el tiempo que tienes para ayudar a construir el proyecto personal de los chavales y chavalas que pasan por tus clases.

P.D: innovar grabando vídeos lleva tiempo de procesado… así que si un alma caritativa quiere que innove más rápido y me regala un portátil con un i7 de 5ª generación, 8 o 16 GB de RAM y un buen disco duro (o dos, uno SSD y otro de los de toda la vida), le estaré muy agradecido y le dedicaré uno de los vídeos explicativos que grabe 😀

One thought on “Empezamos curso innovando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *